Dicho así, parece fácil

Hace un mes y poco que he llegado a México, en concreto al Distrito Federal. No, no me he venido de vacaciones, sino a intentar ganarme la vida como muchos otros han tenido que hacer antes. Dicho así parece fácil, pero es una decisión muy compleja, sobre todo cuando en España queda toda mi familia, incluyendo mujer y dos hijos: el mayor tiene casi tres años y dice cuando le preguntan que su papá está en un país muy lejos haciendo casitas. La pequeña tiene un año y poco y creo que, por suerte para ella, no debe tener todavía desarrollado el concepto de echar de menos a nadie (eso espero). Y por supuesto mi mujer, que está sola ante el peligro y se ha quedado batallando con los dos (y con su trabajo también). Dicho así, parece fácil.

Tuve la inmensa fortuna de que me ofertaran un puesto de trabajo en este país, después de llevar año y medio atrapado en ese agujero devorador de almas y esperanzas llamado desempleo. Y sí, después de poner sobre la mesa todas las posibilidades que teníamos (visto el panorama en España, eran bien escasas), decidimos que al menos deberíamos intentarlo, dejando en una especie de tiempo muerto mi vida más cercana y conocida, de forma temporal. Pero como ya sabían nuestros bisabuelos y abuelos, muchos de los cuales ya tuvieron que emigrar en su día, la necesidad aprieta. Y hay un coco por ahí que se llama hipoteca, de esas que tienen suelo y que tanto beneficio están proporcionando a los mismos de siempre, a los que no tienen necesidad de emigrar porque viven a costa de parasitar a los demás, con todo el beneplácito y apoyo de esos tipos que dicen ser nuestros gobernantes, los mismos que roban a los pobres para dárselo a los ricos y rescatar sus bancos (y de paso, sus bonificaciones y sus beneficios) y cargarse todo lo que suene a derecho público (sanidad, educación, pensiones). Y aquí no pasa nada, señores. En fin, me estoy desviando del tema.

O quizás no. Porque al final el cúmulo de despropósitos creado por toda esta banda organizada de delincuentes es lo que ha generado ese monstruo llamado crisis (espero no volver a utilizar esta palabra en todas las entradas que me queden por escribir, lo prometo) que nos está llevando donde nos está llevando. Y es la causa última del inicio de esta nueva etapa de mi vida.

El caso es que, de repente, llegué a este país. Los primeros días fueron de adaptación (bueno, todavía sigo en ello un poquito) pero pasado el cambio inicial, tengo que admitir que ha sido toda una sorpresa. Por algún motivo, me esperaba un país en el que vivir fuera más complicado, pero de momento no hay nada de eso. Lo primero que me llamó la atención es la amabilidad de la gente y el trato tan agradable; en ocasiones, incluso resulta empalagoso. Pero en este caso, más vale que sobre que no que falte. Y la verdad, parece que no hay un recelo hacia los españoles, sino al contrario. Es cierto que a España llegan las noticias negativas (las chicas violadas de Acapulco o los españoles encontrados asesinados estos días) pero al final, supongo que es una cuestión de estadística y probabilidades. Yo estoy aquí y no vivo con sensación de inseguridad, por lo menos por los sitios que me he movido. Está claro que si vas a un lugar poco recomendable, lo más probable es que te la encuentres. Pero lo mismo pasa en Madrid si te metes en Las Barranquillas, tienes muchísimas papeletas de acabar mal.

Es cierto que hay muchas peculiaridades que me llaman la atención (¿cómo pueden desayunar tacos picantes como mil demonios a las ocho de la mañana?), pero también supongo que es un poco por la novedad. Pero tiempo al tiempo, veremos a ver qué estaremos desayunando aquí dentro de unos meses.

Porque como dice mi colega Arturo, cofundador del blog, nos estamos mejicanizando.

Dicho así, parece fácil.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s